A ver… sí, bueno, este mundo de ser profesora es algo nuevo para mi, y sin duda, tengo sentimientos encontrados porque me pregunto: ¿soy más comunicadora o menos comunicadora? ¿son los maestros unos comunicadores natos por su labor de transmitir conocimiento? y es que desde mi perspectiva, todo tiene una razón de ser.

Nunca soñé con ser profesora

Realmente no lo hice y jamás estuvo en mis planes. Hasta este punto debo ser muy sincera, ser profesor o profesora me parecía únicamente permisible para dos tipos de personas: los adultos

stocksnap_1ye1llnxgbmayores con conocimientos suficientes y los profesores con carrera docente. Y verán, al no reunir ninguno de los anteriores criterios mencionados, ni si quiera lo vi humanamente posible. Ciertamente, tampoco me pareció remotamente atractivo. Y les contaré mis razones:

Mis sueños siempre fueron muy concretos: ser Lady Gaga, investigadora estilo espionaje, periodista gonza, escritora narrativa de ocasión y poetisa nocturna. No, ya en serio. El trabajo del comunicador, periodista, informar es tan variable –según sea la necesidad del mercado– que en enormes ocasiones me visualicé más creando empresas, dirigiendo proyectos, coordinando medios de comunicación ante la digitalidad… ¡Y resulta que nope!

HASTA AQUÍ DEBO INSISTIR: si alguna vez creí que ser maestra era un trabajo fácil, estuve sumamente equivocada. Y aunque es una profesión poco valorada social y económicamente, a raíz de las innumerables protestas sindicales o reformas educativas. Debo decir que hasta el momento ha sido de las experiencias más enriquecedoras que he tenido en mi vida.

A ver… sí, bueno, este mundo de ser profesora es algo nuevo para mi, y sin duda, tengo sentimientos encontrados porque me pregunto: ¿soy más comunicadora o menos comunicadora? ¿son los maestros unos comunicadores natos por su labor de transmitir conocimiento? y es que desde mi perspectiva, todo tiene una razón de ser.

En el mundo de los medios y el mercado de consumo, la fama, raiting y el poder puede ser dado en mayor o menor medida a través del periodismo. El poder de ser conocido y reconocido puede ser abrumador pero también adictivo… aunque nunca antes me contaron que la verdadera grandeza reside en los espacios pequeños, en el aula, por ejemplo. En ese sitio existe la oportunidad de transformar, motivar, inspirar, intercambiar, cuestionar y de generar un diálogo mutuo de información valiosa.

Sinceramente, sólo tengo el deseo de ser profesora muchos años más

Comments: 1

  1. Le lectura de este post es bastante agradable ¡Felicidades por tu nueva experiencia!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *