Estoy a favor de votar

Estoy a favor de hacer válido nuestro voto. Les diré por qué:

1. México es uno de los países que gasta más dinero para el proceso electoral, dinero que sale de nuestros bolsillos

2. En años anteriores anulé mi voto, también me abstuve de votar, no pasó absolutamente nada diferente, todo lo contrario, mi apatía me hizo ver que no participar es una locura

3. Sé de buena fuente (y de primera mano) que muchos políticos que valen la pena NO LLEGAN a puestos más altos porque sus partidos los hunden y la ciudadanía no los apoya. Nos gobiernan los mismos porque así lo hemos permitido

4. Culpar al sistema como un ente AJENO a la sociedad civil me parece una postura muy populista. Si este barco se está hundiendo también es responsabilidad de la indiferencia

5. No creo que se haga un mejor país tirando la basura en su lugar, criando a los hijos en casa o regando las plantas. Yo por más que tiro la basura y respeto al peatón, veo que todo sigue igual… participar siempre es la clave

6. Pasamos AÑOS exigiendo “voto por voto, casilla por casilla” (no es chiste) y ahora resulta que hay que votar de forma que no cuente (es decir, anulando) entonces ¡Ya no entiendo nada! (esta analogía la utilizó el Dr. Javier Aparicio del CIDE en su cuenta de Twitter y me pareció muy acertada)

7. Voy a votar para que el Congreso esté fragmentado. Lo único que le duele a la partidocracia es perder sus plurinominales y su dinero. Entre más disipado esté el voto: candidatos independientes, partidos pequeños, entre otros, mayor será la repartición y vigilancia entre ellos mismos

8. No creo que la política sea cosa de políticos. No le pienso dejar el futuro de mi país a unos cuentos. Quiero ser parte de cada decisión

9. Sé que hay corrupción, robos, despilfarros y pésimos manejos. He visto cómo se burlan de la sociedad civil, de ellos mismos y del sistema, entonces mínimo pienso hacer efectivo mi voto para darle castigo a quienes considero han tenido peor desempeño

10. Voto además, por este sentido patriótico, porque en la primaria tomé clases de civismo, porque he crecido con un profundo amor por mi país (aunque a veces me decepciona enormemente) y porque nadie me va venir a decir, a mí, que tire a la basura mis sueños o esperanzas de tener un país mejor. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *